El jardín abandonado

Santiago Rusiñol

Rico, despreocupado y profundamente enamorado del arte de la pintura, Santiago Rusiñol llevó una vida bohemia durante muchos años de su vida. Vivió en Montmatre junto a otros amigos pintores, Ramón Casas e Ignacio Zuloaga, viajó cuanto quiso y participó en la fiestas más concurridas de la mejor élite catalana. Pintaba y escribía como el mejor y dictando no solo la moda del modernismo en España, sino el criterio del buen artista, pues experimentó en carne propia los límites del artista, a lo que le ayudó su adicción a la morfina. El posterior proceso de desintoxicación al que se sometió el artista a partir de 1899 y la intervención quirúrgica que, un año después, lo dejó con un solo riñón, le hicieron alejarse del abismo y le condujeron a una nueva etapa creativa, marcada por la especialización en la pintura de jardines por toda la geografía española. Hoy os traemos una buena colección de sus cuadros de jardines y paisajes en los que el color se hace luz y termina conquistando el espacio. pulsa aqui para ver estos jardines que solo se riegan con óleos

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.3/10 (12 votes cast)