Altamira, la primera gran obra de arte


«Después de Altamira, todo parece decadente»

(Pablo Picasso)

En el verano de 1879, Marcelino Sanz de Sautuola, se internó en la cueva de Altamira , situada junto a Santillana del Mar, con su hija de ocho años, María Faustina Sanz Rivarola.  Nuestro estudioso de la Prehistoria ya sabía de la existencia de la cueva,  pues tuvo noticias de que la había descubierto un aparcero suyo, Modesto Cubillas, mientras cazaba en 1868. Pero era una más de las muchas cuevas que hay por la zona y nadie le había dado importancia.

Entre los matorrales estaba la entrada a la cueva. La casa es la antigua del guarda.

Más

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)