Los Pintores Vagabundos

Los sirgadores del Volga, de Repin, supuso una importante denuncia pública de las duras condiciones de trabajo de este gremio.

Peredvízhniki, comúnmente conocidos como “los vagabundos” o “los itinerantes“, fueron un grupo de artistas realistas rusos que, en protesta contra las restricciones académicas, formaron una cooperativa de artistas, y fuera de los cauces oficiales organizaron sus propias exposiciones de pintura por todo el país, lo que evolucionó en la Sociedad para las Exposiciones de Arte Itinerantes (TPHV) en 1870.

Inundación de Primavera. Levitan

Aunque desde el principio ellos mismos se llamaron ‘Los Itinerantes‘, los miembros de la Academia Imperial Rusa, como crítica, les llamaron ‘Los Vagabundos‘, un nombre que ellos nunca aceptaron porque era satírico, así que nosotros les llamaremos Itinerantes siguiendo su propia denominación. Los pintores llevaban sus exposiciones por toda Rusia con el fin de ilustrar al pueblo, y las organizaban de ciudad en ciudad sin un apoyo económico externo, lo que resultaba muy difícil, de ahí la denominaciones de Itinerantes.

En el camino, la muerte de un colono. Ivanov

El programa de los Itinerantes determinó una orientación artística hacia el civismo y la conciencia social en el arte, y un interés por el mundo interior de la persona. Su denominador común es que todos cultivaron el realismo, en sus distintas facetas: El retrato, el paisaje y las escenas de género, religiosas, históricas, mitológicas o cotidianas. Siempre con una calidad y una técnica excelentes.

No lo esperaban. Repin. (La vuelta al hogar de un exiliado político).

En realidad, en Rusia, desde los tiempos de Catalina La Grande, no había manera de estudiar pintura que no fuera la Imperial Academia de Bellas Artes creada por la Zarina. Esta Academia no era cualquier cosa, desde que Iván Betskoy la reorganizó pasó a ser de facto un gabinete gubernamental con el cual poder regular la creación artística en el imperio ruso.

Imperial Academia de las Bellas Artes

La Academia impulsó con fuerza los principios del neoclasicismo enviando a Europa Occidental a sus más aventajados alumnos para que se instruyeran en el estilo del arte clásico y renacentista de Italia y de Francia. También disponía la institución de su propia colección de obras de arte para su estudio y copia, una colección que casi era todo un museo.

El jardín de la abuela. Polénov.

Con tal poderío económico y con el poder político apoyándoles totalmente, los miembros de la Academia no solo presionaban, sino que dictaban las obras que debían realizarse sin dar posibilidad a los artistas ni para decidir ni para opinar. Esto comenzó a producir fuertes tensiones entre artistas y profesores que se manifestaron en protestas más o menos públicas, como “la rebelión de los trece” de la que ya hemos hablado, y que constituyeron el caldo de cultivo para la gran rebelión de los pintores itinerantes.

Los grajos han vuelto. Savrásov

A mediados del siglo XIX el academicismo, pero también el nepotismo del personal docente de la Imperial Academia, fuertemente influido por las doctrinas de Dominique Ingres, fue desafiado por este amplio grupo de jóvenes artistas rusos que reivindicaban su libertad para pintar temas realistas. Un grupo de estos pintores, con Iván Kramskói como líder, formalizaron públicamente su ruptura con la Academia, sin embargo, Iliá Repin, Mijaíl Vrubel y algunos otros miembros de este grupo siguieron considerando que la formación de la Academia era la base indispensable para el desarrollo de las capacidades artísticas.

Acción de Gracias en Pascua. Makovsky

En la segunda mitad del siglo XIX entré Moscú y San Petersburgo se formaron los conceptos e ideas que marcarían el destino del arte ruso. El crítico Vladímir Stásov exhortaba a los pintores a buscar en la vida cotidiana que les rodeaba los motivos para sus obras. El academicismo es sustituido por el realismo, que no sólo debía reproducir con veracidad episodios de esa vida cotidiana sino a posicionarse antes estos.

A la Guerra. Savitski

En 1832 había comenzado a andar la Escuela de Pintura, Escultura y Arquitectura de San Petersburgo, que se convirtió en el centro de la vida artística del país y  jugó un papel crucial en la consolidación de los principios del realismo en el arte ruso. El fundador del realismo crítico en la pintura rusa fue P. A. Fedótov. Él fue el que señaló el camino que marcó la posterior evolución del arte ruso.

Caballero reciente. Fedótov

Los pintores itinerantes se convirtieron en una especie de símbolo de la pintura rusa del siglo XIX. La Peredvizhniki se convirtió en la comunidad artística más popular e influyente en la historia de Rusia. Nunca, ni antes ni después de ellos, el arte de los artistas de Rusia ha estado tan cerca y ha conectado tan íntimamente con las masas. Tal fue el entusiasmo con el que la población acogió a sus creadores, que este movimiento solamente es equiparable al de los impresionistas franceses.

En aguas profundas. Levitan

En las filas de los itinerantes estaban las estrellas más brillantes de la pintura rusa: Savrasov, Surikov, Repin, Levitan, Kuindzhi, Polenov, Nesterov, Serov, y muchos otros. Estos maestros de la pintura rusa elevaron el listón hasta alturas no vistas hasta entonces en Rusia y perfectamente equiparables a la de los grandes maestros europeos, de tal manera que en eldibujante.com veremos sus vidas y obras de manera individual, pues siempre han supuesto un hueco sin llenar en la enseñanza de nuestro arte pictórico.

Reparando el Ferrocarril. Savitski

La Sociedad de Exposiciones Itinerantes (TPHV) se deshizo en 1923, pero durante su periodo de existencia el arte en la sociedad rusa ha llegó a su clímax. Después de los sangrientos acontecimientos de 1917 y la caída del nivel general de la pintura rusa, la TPHV fue decayendo rápidamente y nunca volvió a alcanzar el nivel que dejaron Surikov y Levitan. Los años de TPHV se convirtieron en el periodo más fértil y apasionante de todos los de la pintura rusa y su recuerdo permanece tan vivo para ellos que hoy intenta reorganizarse a través de Internet.

Tolstoi arando, Ilyá Repin

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.0/10 (3 votes cast)
Los Pintores Vagabundos, 3.0 out of 10 based on 3 ratings