Los graneros de Madison

Dean Mitchell

Parafraseando el título de la película de Clint Eastwood, ‘Los Puentes de Mádison’, presentamos hoy a un excelente dibujante sureño de Estados Unidos que no dibuja puentes, pero sí graneros, paisajes abiertos y últimamente calles de ciudades sureñas, además de una gran variedad de retratos de personas que le son cercanas, amigos y familiares habitualmente, y prototipos de la actual ‘América profunda’

Dicen que para ser un gran artista hay que sufrir por el arte. Dean Mitchell entiende ese sentimiento, pero no se deja llevar por el. De hecho su pintura destaca por su mesura y su contención, aunque las imágenes de la vida que vea a su alrededor estén llenas de una emoción que queda reflejada en sus lienzoss, ya se trate de una pintura de una llanura salpicada de luz, de una casa con paredes de madera, de una iglesia del sur de los Estados Unidos, o de una mujer pescando plácidamente en un pequeño bote de remos.

Desde niño Mitchell, que fue criado por su abuela desde los once meses en un pequeño pueblo cerca de Tallahassee, Florida, sabía que quería ser un artista, aparentemente una elección imposible para un niño en sus circunstancias, pero se compró una caja de óleos cuando tenía doce años y ganó dos premios en el primer concurso de arte que participó.

Comenzó a pintar con acuarelas cuando asistía a la Escuela Columbus de Arte y Diseño en Ohio, y su primer trabajo remunerado fue la enseñanza de arte en la Academia de un amigo por diez dólares la hora. Hoy sus acuarelas causan furor y alcanzan grandes sumas.

Las cosas cambiaron cuando comenzó a participar con sus pinturas en concursos con cierta regularidad. La habilidad excepcional que muestra para captar lo común de una manera aparentemente simple, acaparó la atención inmediatamente y comenzaron a acumularse los premios. “He heredado la pasión por las cosas simples. Procuro mantener la esencia del tiempo y del verdadero significado de la vida”.

Ahora se le reconoce como uno de los mejores pintores de América: Mitchell ha sido galardonado con casi todos los premios de pintura más importantes del país y algunos en el extranjero, incluyendo el primer premio en Londres de la TH Saunders Internacional Artist, los máximos honores de la Sociedad Nacional Americana de Acuarela, la  Medalla de la Excelencia del Arte en Parques y el Premio de Arte Hubbard.

En un pais como USA en el que los críticos de arte están muy considerados, y su opinión no solo se tiene en cuenta sino que marca precios y tendencias, en 2002 el crítico de arte Michael Kimmelman, del New York Times, calificó a  Dean Mitchell como “el Vermeer virtual de hoy en día “. También ha sido nombrado “Mejor Apuesta” para los coleccionistas en ART News por R. Crosby Kemper Jr.

Como afroamericano que creció en el sur rural, Mitchell sabe de los prejuicios sobre razas. Pero eso no es lo de que su arte trata. “El arte trasciende la raza, dice, yo soy un artista de la humanidad y de emociones, de personas que sobreviven tratando de cuidar de sí mismas“.

Dean es uno de esos raros ilustradores que está de lo más cómodo tanto con pinturas de base de agua como con óleos. Y todas sus obras poseen una riqueza de color y una precisión que les hacen a primera vista parecer ser fotografías. Esa es una cualidad evidente en la exposición retrospectiva de sus 38 años de carrera que colgó en el Museo Leepa-Rattner de Arte de Tarpon Springs llamada “Visiones con el corazón y el alma”, quizá la mayor de sus retrospectivas hasta el momento.

El arte en su forma más pura es la sensación que se produce cuando la gente ve que algo de arte y sienten lo que de otra manera no pueden sentir. “

Sus pinturas se encuentran en colecciones de museos como el Nelson-Atkins Museum of Art, Museo de San Luis, el Museo de Kemper Arte Contemporáneo, Museo de Arte Margaret Harwell, el Museo de Hubbard,  Museo de Arte de Mississippi y el Centro de Arte de Arkansas.

Dean Mitchell

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.5/10 (4 votes cast)
Los graneros de Madison, 9.5 out of 10 based on 4 ratings