El pintor de la noche

John Atkinson Grimshaw 

Pintar la noche no es cosa fácil. Muchos pintores lo intentaban y solo conseguían que sus lienzos acabaran emborronados de negro, sus colores muertos, las luces demasiado mortecinas y faltas de los brillos crepusculares y de las veladuras nebulosas que caracterizan los paisajes de la oscuridad. Pero el pintor de quien hoy hablamos lo conseguía con tan exquisita facilidad  que otros grandes maestros, como McNeil Whistler, se quitaron el sombrero ante sus bucólicos y sugerentes paisajes nocturnos.

Nacido en Leeds, el 6 de Septiembre de 1836, hijo de un expolicía, John Atkinson Grimshaw no estudió pintura. Bastante joven comenzó a trabajar para la Great Northern Railway (o Gran Ferrocarril del Norte) como agente comercial, pero con veinte años se casó con su prima, Frances  Theodosia Hubbard, que era un año mayor que él, y que pronto le animó a dejar el trabajo de la compañía ferroviaria y dedicarse de lleno a la pintura, con el consiguiente enojo de sus padres.

Nocturno de John Atkinson Grimshaw

Sus primeros cuadros no eran nocturnos, John estaba entonces influído por los prerrafaelistas, lo que en buena justicia no podemos recriminarle, y pintaba aves, fruta y flores, de un colorido casi excesivo y un amaneramiento bastante pronunciado. Estos fueron los temas de su primera exposición, patrocinada por la Sociedad Filosófica y Literaria de Leeds, cuando el buen hombre contaba con 28 años.

John Atkinson Grmshaw

Pero el éxito como pintor tardaría en llegarle aún casi diez años, cuando rechazó el uso de la fotografía, un arte que entonces era muy nuevo y que tenía (y aún hoy desgraciadamente tiene, como ya sabemos), fascinados a muchos pintores, para centrarse en el desarrollo de una obra más personal de escenas urbanas en las que la luna y las sombras eran las características más llamativas.

Nocturno de John Atkinson Grimshaw

Fue entonces cuando comenzó a ganar el dinero suficiente como para que su ya numerosa familia viviera con comodidad y para poder comprarse una enorme mansión del siglo XVII en Knostrop Old Hall, a las afueras de su ciudad natal, que pronto se convertiría en uno de sus temas pictóricos favoritos, pero su estudio lo estableció en otra casa que alquiló en la costa, en Scarborough, y que llamaba “Mi castillo junto al mar”.

Casa familiar de Grimshaw

Grimshaw pintaba entonces básicamente para mecenas privados que le hacían encargos directos, lo que tuvo como consecuencia que pocos de sus cuadros llegaran a exponerse en la Royal Academy, y aunque pintaba también retratos, interiores, temas neoclásicos como hadas etc, fueron sus paisajes nocturnos de Glasgow Liverpool, Leeds, Scarborough, Whitby y Londres los que le dieron fama entre los críticos y los propios pintores.

Nocturno de John Atkinson Grimshaw

De hecho, cuando en 1876 le sobrevino un auténtico desastre financiero, Grimshaw tuvo que dejar su ‘castillo’, a su familia en la casa de Knostrop, y marchar a Londres, donde alquiló un modesto estudio en Chelsea, muy cerca del taller del maestro impresionista James McNeill Whistler, de quien se hizo muy amigo (entre ellos se llamaban Jimmy y Grimmy). “I considered myself  the inventor of Nocturnes until i saw Grimmy’s moonlit pictures.”, (“Yo me consideraba el inventor de los Nocturnos hasta que ví los cuadros de luz de luna de Grimmy”) decía Whistler.

Nocturno de John Atkinson Grimshaw

Grimshaw no ha sido el mejor pintor de la historia, pero si lo traemos hoy aquí es porque fue un pintor que consiguió llegar a ser muy sincero con su propia pintura. Tan discreto que apenas si dejó cartas o documentos que registrasen su trabajo y su vida, lo que dificulta mucho la labor de los estudiosos y críticos que tienen poco material para llegar a comprender su vida y su carrera. Sí sabemos que volvió a Knostrop, donde murió en 1893, y que cuatro de sus hijos, Arthur Grimshaw (1864-1913), Louis H Grimshaw (1870-1944), Wilfred Grimshaw (1871-1937) y Elaine Grimshaw (1877-1970), se convirtieron en pintores.

Nocturno de John Atkinson Grimshaw

Está enterrado en el cementerio de la colina Woodhouse Hunslet, de Leeds, lugar en el que fue casi olvidado durante siglo y medio, aunque hubo un resurgimiento del interés en la obra de Grimshaw en la segunda mitad del siglo XX, con varias exposiciones importantes dedicadas a ella. Una retrospectiva de la exposición “Atkinson Grimshaw – pintor de la luz de la luna” se desarrolló entre el 16 de abril, y el 4 de septiembre de  2011 en la “Mercer Art Gallery” en Harrogate , y posteriormente en la Galería de Guildhall, en Londres. Como su obra se haya muy diseminada, elDibujante os trae una de las mayores recopilaciones de ella en alta definición, como siempre. ¡Que la disfrutéis!

Grimshaw_by_Duval_1870

Jhon Atkinson Grimshaw, por Duval. 1870

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (14 votes cast)
El pintor de la noche, 9.0 out of 10 based on 14 ratings