El holandés errante

Las ciudades imaginarias de

Cornelis Springer (1817 – 1891)

Cornelis Springer. "Sol en el Ayuntamiento de Liebeck"

Cornelis Springer. “Sol en el Ayuntamiento de Liebeck”

En estos tiempos de vuelta al realismo pictórico, los expertos vuelven sus miradas a los antiguos holandeses. Entre ellos destaca un muchacho, el gran maestro del siglo XIX, llamado Cornelis, cuarto hijo de un carpintero y contratista, que iba destinado a ser un pintor de brocha gorda en una fábrica de carruajes, pero desoyendo los consejos de su padre, aprendió la perspectiva y dibujo arquitectónico de manos de su hermano mayor, Hendrik Springer (1805-1867) que era arquitecto, y luego, a lo largo de su vida, se dedicó a viajar permanentemente por su país para dejar plasmada la belleza de sus paisajes urbanos y la realidad cotidiana de la gente de la calle. Hoy elDibujante os muestra su vida y una de las mayores colecciones sobre su obra, en alta definición, que puedan encontrarse en la red.

Cornelis Springer. "Vista de la ciudad de Hoorn"

Cornelis Springer. “Vista de la ciudad de Hoorn”

Cornelis nació el 25 de mayo de 1817 en Amsterdam, y era el cuarto hijo de la pareja formada por William Springer (1778-1857) y su esposa Maria Elisabeth Doetzen (1777-1848). Una familia luterana, los Springer, que vivían entonces en la dirección Spui 2 – 3, esquina con Boommarkt, pero pronto se trasladaron junto a las instalaciones renovadas de la Librería Ateneo ubicado cerca del muelle en una casa que actualmente no existe.

La iglesia soleada de Zaltbommel. Cornelis Springer

La iglesia soleada de Zaltbommel. Cornelis Springer

Después de terminar la escuela primaria fue aprendiz de pintor de brocha gorda en la fabrica de Andries, donde no obstante ya empezó a pintar de manera artística. Pero pronto la formación de Cornelis fue asunto de su hermano mayor, quien como decimos era arquitecto de profesión, y que le enseñó dibujo arquitectónico y perspectiva. En su tiempo libre se le permitió la libertad de pintar y dibujar a su voluntad. Una sabia decisión, porque de esta manera se fomentó el desarrollo artístico temprano  de un alumno tan dotado como Cornelis y se evitó que, en una etapa temprana, fuera reprimido por el sistema escolar también represivo. El joven pintor pronto se convirtió en un aprendiz de tal habilidad en la pintura a partir de fotografías, que lo enviaron a la escuela de dibujo.

La Salida de la Iglesia. Cornelis Springer

La Salida de la Iglesia. Cornelis Springer

De su aprendizaje con Andries se conserva un pequeño cuadro sobre madera de 1833 debidamente firmado y fechado: una mesa en la que representa una naturaleza muerta muy sobria con un mortero de fuego, un pequeño tarro de barnices y en el sobre de la mesa una brocha. Se trata de la primera pieza de Springer que conocemos, no vayamos a pensar que en toda su vida solo pintó paisajes, pues aunque son el 95 % de su obra, nos dejó más de 650 cuadros. La técnica de este cuadro que solo os podemos mostrar en blanco y negro es, evidentemente todavía débil en la ejecución y queda lejos de ser perfecta. Pero la pintura es muy fina y hay algo notable en ella. El contraste entre zonas claras y oscuras es un primer paso. Como ejemplo de una manera muy antigua de pintar Springer es único.

Naturaleza Muerta_ Cornelis Springer

Naturaleza Muerta. Primera obra de Cornelis Springer en 1833

El joven entró en la escuela de dibujo impartido por el pintor paisajista Jacoubus van der Stok (1795-1864) y Hendrik Gerrit Ten Cate (1803-1856). De estos dos, sobre todo ten Cate sigue siendo conocido como un pintor de escenas a la luz de la Luna, escenas de invierno y algunos paisajes urbanos de Amsterdam muy buenos. Uno de ellos, que representaba la torre Roodenpoortstoren y el puente Torensluis de 1829, se conservaba en el Rijksmuseum de Amsterdam, hasta que por desgracia el cuadro desapareció y hoy aún su paradero es desconocido.

"Sol en la ciudad vieja". Cornelis Springer

“Sol en la ciudad vieja”. Cornelis Springer

El cuadro llamado “Paisaje en Osdorp” en 1834 será la primera de una serie de 120 obras  que Springer presentó entre 1834 y 1890 a la exposición de obras de los “Maestros de Vida”, que al principio, entre 1808 y 1907, tenía lugar dos veces al año y luego tres al año, alternativamente en Amsterdam, Rotterdam y La Haya. Después se llevaron a cabo ocasionalmente en otras ciudades como Groningen, Leeuwarden, Utrecht y Hertogenbosch. Más tarde, a partir de 1857, Springer también exponía fuera de Holanda, en Amberes y Bruselas con regularidad.

"Vista trasera de la iglesia de Naarden", Cornelis Springer

“Vista trasera de la iglesia de Naarden”, Cornelis Springer

Con la intención no solo de contratarle como ayudante en su trabajo, sino también de enseñarle, en 1835 fue llamado como aprendiz nada menos que por Kaspar Karssen, uno de los más hábiles pintores de paisajes urbanos de su tiempo. Kaspar Karssen a su vez era discípulo de su tío George Pieter Westenberg (1791 -1873) y del ya nombrado pintor de escenas nocturnas Hendrik Gerrit Ten Cate (1803-1856), que ya había sido uno de los maestros de Springer en la escuela de dibujo de Amsterdam. Cornelis Springer tenía dieciocho años cuando se convirtió en un alumno de Gaspar Karsen. Es muy notable, sobre todo en los primeros trabajos de Springer, la influencia de Karsen.

"Vista de La Hague". Cornelis Springer

“Vista de La Hague”. Cornelis Springer

Esa influencia se refleja total y parcialmente en los paisajes urbanos imaginarios de Springer, hasta mediados de los 50 en su obra son frecuentes, como lo demuestran una serie de ejemplos de ese año. Existen diferencias no obstante. Echamos de menos en los primeros trabajos de Springer a veces la simplicidad y equilibrio que tienen las imágenes urbanas de Karsen en obras similares. La acumulación de motivos que mostraban los exuberantes cuadros de Springer, a veces cruzan las fronteras de las normas compositivas, por lo general para evitar el parecido con Karsen. El estado de deterioro en que los edificios antiguos se encontraban a menudo, Karsen nos lo muestra en forma de paredes y torres que se desmoronan, y es claramente distinto de la fachadas de frías paredes que Springer pintaba entonces, y lo que es más: la representación de figuras humanas y animales suele ser más activas y en grupos más compactos que los que hacía Karsen.

"Una calle de compras de Bremen con la Iglesia de San Juan al fondo". Cornelis Springer.

“Una calle de compras de Bremen con la Iglesia de San Juan al fondo”. Cornelis Springer.

Siguiendo el ejemplo de su maestro Karsen, Springer pintaba una ciudad de fantasía, no real, a veces por completo, a veces la mitad de los motivos reconocibles, o en otras ocasiones elaboraba complejos edificios con diferentes partes de varios otros, especialmente si se trataban de iglesias. En la década de 1850 Srpinger utiliza con frecuencia este método. Antes Springer pintaba distintas facetas del Amsterdam de aquellos años, sin embargo, son formas fotográficamente precisas y reconocibles al instante, como la Casa de la Moneda con las antiguas casas británicas de 1839. Pero también Springer hizo algunas imágenes reales y no paisajes de fantasía de Amsterdam, lo que tiene probablemente dos razones. En primer lugar: su amor por su ciudad natal, un Ámsterdam idealizado, le conduce a una forma de respeto representando lo que realmente era y no su propia imaginación. En segundo lugar, un bellamente pintado y fácilmente reconocible paisaje urbano  de Ámsterdam era para los aficionados y potenciales compradores un campo más atractivo -y por lo tanto obras más fáciles de vender por Springer- que una fantasía de un paisaje urbano de Amsterdam.

Paisaje urbano de Amsterdam. Cornelis Springer

Paisaje urbano de Amsterdam. Cornelis Springer

Además de las pinturas al óleo que conocemos suyas, Springer también dibujó y litografió paisajes urbanos de Amsterdam. De hecho, Cornelis Springer ya era un artista de considerable importancia en el Amsterdam de 1850. El 26 de noviembre 1844 se unió a “Art et Amicitiae” la famosa sociedad de artistas de Amsterdam. Este paso es importante porque la vida de Springer sin la influencia de “Art et Amicitiae”  es difícil de imaginar, pero también porque la influencia de Springer en ella fue difícil pasarla por alto. Así, Cornelis fue nombrado sucesivamente en “Art et Amiciae” “segundo secretario” (1861-1874), primer secretario (1863-1872), Vicepresidente (1872-1874) y, finalmente, Presidente (1874-1877). El nombramiento como “miembro de honor” en su 70 cumpleaños (25 de mayo de 1887) fue el merecido reconocimiento de sus colegas a la esforzada tarea en la sociedad de pintores.

"Figuras en una calle de Delft". Cornelis Springer

“Figuras en una calle de Delft”. Cornelis Springer

Hoy consideramos a Springer como el más importante de los pintores de paisajismo urbano tradicional holandés porque manejó muchas técnicas, porque las perfeccionó y porque recuperó la manera tradicional de los antiguos maestros holandeses al aplicarlas, pero también porque creó escuela y fueron muchos los pintores que siguieron su estela, quizás el más aventajado y siempre competidor suyo fue Adrianvs Eversen.

"Hombres en barco en el mar picado". Cornelis Springer

“Hombres en barco en el mar picado”. Cornelis Springer

Durante todo el siglo XIX no cesaron los homenajes a Springer. En 1850, se convirtió en un miembro honorario de la Real Academia de Bellas Artes de Amsterdam y en 1856 esta institución le da el mismo honor en Rotterdam. Los éxitos de sus obras fueron constantes y muy importantes en sucesivos certámenes y exposiciones, pero solo destacaremos dos de ellas: En 1843 gana una doble medalla de plata en el concurso “Felix Meritis”  y en 1847, en el mismo certamen, la medalla de oro con un interior de iglesia. En 1865 se le condecoró con la Orden de Leopold y en 1878 se le invitó, junto con Jozef Israël, a aconsejar al Ministerio Holandés de Asuntos Públicos sobre la planificación del Rijksmuseum.

"Cornelis Springer"

“Cornelis Springer”

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.3/10 (10 votes cast)
El holandés errante, 9.3 out of 10 based on 10 ratings