El arte de la doble moral

El desnudo en la época victoriana

St George Hare “Victoria de la Fe” 123,3 x 200,0 cm. Galería Nacional de Victoria, Melbourne.

Nada más lejos de la moral establecida en la época victoriana que el disfrute abierto de los cuerpos desnudos, lo cual no era óbice para que muchos pintores practicaran el arte del desnudo basado en obras cuyo significado podría ser mitológico, o atribuirse a hechos históricos, aunque en la mayor parte de los casos suponía la simple contemplación de la belleza, del hedonismo, era mero placer sexual, pornográfico, si se quiere. Y esto, que en ocasiones ha tenido graves consecuencias para los artistas, en otras ha sido considerado de lo más normal en los círculos más carcas y moralistas. Este es el caso de esta maravillosa obra en la que se representa el amor lésbico e interracial  de dos esclavas que yacen en una mazmorra, dispuestas para ser vendidas, pero que más parecen yacer exhaustas tras una adorable sesión de amor sexual, atadas entre sí por las caricias de sus manos, más que por las cadenas que las apresan. Y si quieres que te diga la verdad, no fue el único caso

Saint George Hare, (1857 – 1933) (sí, en efecto, tenía nombre de santo, en español se llamaría San Jorge Liebre) fue un pintor irlandés que vivió y trabajó en Inglaterra. Todo un unionista nacido en el seno de una familia de metodistas, que como ya sabrás es una rama del protestantismo que nunca se ha destacado precisamente por su liberalismo moral. Se formó en la Escuela de arte de South Kensington y se hizo una vida respetable como retratista. Fue patrocinado por la rica familia de banqueros Hoare, uno de cuyos miembros, Henry Colt Arthur, fue un íntimo amigo suyo durante toda su vida. Saint Jorge pintó una larga serie de retratos de la familia, muy larga, y de hecho la mansión de la familia en Stourhead es uno de los pocos lugares donde los retratos de Hare pueden ser vistos por el público hoy, y dada su escasa calidad artística esto algo que nunca podremos agradecerles bastante.

Sin embargo nuestro Santo se especializó en la pintura de desnudos y semi-desnudos en entornos religiosos o alegóricos. Es curioso el comentario de la NGV (Galería Nacional Victoria, Melbourne) sobre la placa junto a esta pintura: “La representación de mujeres desnudas atadas con cadenas parecía tener un interés especial para Hare, y volvió al tema con frecuencia”. Ya te digo.

Las obras más conocidas de Hare son “Miserere Domini – Cristianas en Prisión”, que representa a dos mujeres encadenadas y un niño en una mazmorra, la mujer que yace en el suelo es la que realmente justifica la historia contada y el título, pues de otra forma solo tendríamos una maternidad desnudita.

Cristianas en prisión

y “El Adios” (o “Amor de Ángel”), una escena sentimental que muestra a una mujer que se ha desprendido de todas las cargas terrenales, (incluyendo, por supuesto, su ropa), a punto de ser arrastrada por los cabellos por un ángel querubínico, pero más  bien machote.

 

Amor de Ángel

Personalmente creo que su mejor pintura, de las de este tipo, es “La Jaula Dorada”, también llamada “Esclava con cadenas” -porque a veces aunque el autor le ponga un nombre a su obra, la crítica es muy prosaica y la llama como quiere-, en el que una dama encadenada está atada, como Andrómeda, a una opulenta columna de mármol, a la espera de su destino. 

“La Jaula Dorada”, o “Esclava con cadenas”

Sin embargo, cuando un pintor, o una época, es pacata, da lo mismo la justificación que hagan del motivo pictórico, y esta esclava con cadenas más se parece y está influida por la Maja Desnuda de Goya que por ningún otro desnudo, pues no es sino tal cosa.

La Maja Desnuda, de Francisco de Goya

No es mala obra, pero no podría nunca compararse con la “Esclava en venta” de nuestro José Jiménez Aranda” de la que hablamos aquí hace ya tiempo y que nunca se irá de nuestra memoria, como obra maestra que es en todos los aspectos.

Esclava en Venta. Luis Jiménez Aranda.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)