De Madrid al cielo

Pedro del Toro

Hoy traemos a vuestra contemplación varias obras de un joven pintor madrileño que destaca por sus retratos, pero a nosotros nos gusta más en su faceta de paisaje urbano.

Si hablamos hoy de este artista es porque en la actualidad el género del paisaje urbano hiperrealista está dominado en nuestro pais por Antonio López García, pero existen una serie de pintores que se dedican a él con una dedicación rayana en la obsesión, pues seguramente es uno de los géneros que más horas de trabajo requieren delante del lienzo.

Y no se trata solamente de no fallar en la perspectiva, ni de ser un auténtico purista en cuanto a la técnica hasta conseguir una sensación de luminosidad interesante, sino de trabajar en silencio, solo en las terrazas de altos edificios para captar las vistas infinitas de un paisaje de azoteas desiertas que parecen hablarnos de la complejidad de la ciudad.

Aún hay críticos que desvaloran estos lienzos por fríos y faltos de vida o emoción, pero no es el caso de Pedro del Toro, sus vistas tienen ambiente y vida, en ellas el sol aplasta y quema más que ilumina, y las calles guardan silencio como en esta vista de la Gran Vía solitaria, uno de sus cuadros más cotizados y famosos:

¿Comprendes ahora la valentía de enfrentarse al maestro Antonio López?, no es sencillo medir sus pinceles con alguien a quien la crítica más especializada ha subido a los altares, y sin embargo es la pintura de este jóven dibujante la que huele a fresco, y no la del maestro, que más parece apoyada excesivamente en una visión monocular.

Es evidente, no obstante, que una pintura no desmerece a la otra, y yo ni siquiera sé si estos dos pintores se conocen o qué es lo que uno piensa de la obra del otro, pero sí se colocar a ambos en diferentes tendencias pictóricas que coinciden de manera espectacular a pesar de provenir de dos trayectorias artísticas muy diferentes.

Pedro del Toro no pinta una ciudad vacía y sin vida, al contrario, aunque en su paisaje urbano no aparezca la figura humana, la luz y el color hacen el ambiente de una ciudad que bulle y brilla, como si fueran instantes atrapados de una realidad que no se detiene.

No hay rubor en destacar el detalle menos poético de la vista, la torre andamiada por obras, la bandera de la manifestación en el balcón personalizado, la pancarta que cuelga de la farola anunciando un espectáculo, la ropa interior puesta a secar en el exterior… Ganas dan de sacar los prismáticos para escrutar cada una de las vidas que se encierran tras las fachadas anónimas.


Este pintor, representante de una de las tendencias más novedosas del realismo español, nos indica con sus vistas de Madrid que el paisaje urbano es un género que ha calado muy hondo entre nuestros pintores y que ello no debe considerarse un déficit en cuanto a la temática, sino un preciosismo técnico mucho más humano de lo que a simple vista parece.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.3/10 (6 votes cast)
De Madrid al cielo, 8.3 out of 10 based on 6 ratings