Claroscuro bodegón

David Riedel

Nació en 1956 en New York y vivió allí hasta trasladarse a Tempe, Arizona para estudiar arte. Él se enamoró del suroeste estadounidense, y se graduó de Northern Arizona University en 1982 con un BFA en grabado. Actualmente todavía vive en el suroeste, cerca de Taos, Nuevo México con su esposa e hija. 

En 1986, David comenzó a asistir a cursos en la Art Students League en Nueva York y continúa a retirarse allí cada año para un intenso mes de dibujo y pintura. Fue en la Art Students League donde David y su mujer se conocieron y donde él estudió bajo las directrices del internacionalmente aclamado artista David Leffel.

Es fácil ver la influencia que ha tenido en Leffel David. Igual que sucede con el estilo de los viejos maestros del claroscuro, la mayoría de las obras de Riedel se caracterizan por un color de fondo profundo, dando una cierta vitalidad y energía a lus objetos de los primeros planos. Su uso de iluminación espectacular y su color quebrado, combinado con un sentido de una sólida composición, produce trabajo que resulta intemporal y fuera de modismos.

David considera a Leffel como su maestro y mayor influencia, sin embargo, también siente la influencia de muchos otros artistas, tanto de Taos como de Nueva York. La emoción de interactuar con otros artistas crea un medio en el que encuentra las oportunidades para el crecimiento artístico. Riedel cree que la creación de obras de arte no es únicamente un resultado de la adquisición y perfeccionamiento de las habilidades técnicas, sino de la práctica más amplia de un conocimiento completo y unificado en la vida. “La pintura es una proceso de aclaración: se trata de una evolución de lo que soy “.

Durante el período 1993-1994 David vivió durante seis meses en Nepal, la India y Tíbet, paises a los que viajó para estudiar la cultura y el idioma. Durante este periplo se dedicó a caminar y dibujar a lo largo del camino, Riedel realizó retratos espontáneos en salones de té, en medio de paisajes en carretera y en las bulliciosos monasterios, en lso que hizo uso de su habilidad y talento como artista, lo que le reportó los momentos más emocinantes y gratificantes. “Espero regresar algún día  al Tíbet y pasear, hacer retratos. Esto sería un gran contrapunto a la vida tan tranquila y al tiempo contemplativo empleado en mi trabajo de estudio. “


Riedel ha reunido muchos objetos bellos de sus viajes por la India y el Tíbet  y a menudo se encuentran entre sus favoritos para sus composiciones de bodegones. “Muchos de los objetos que elijo para pintar tienen un poderoso significado para mí personalmente. Cadenas o campanas de antiguos tibetanos, conchas, estatuas de Shiva, o incluso pucheros de mangos de hueso -como uno que pinté con cebollas blancas- son objetos muy bellos, pero también tienen gran valor simbólico para mí. Esta toma de conciencia trabaja sutilmente conmigo mientras pinto. Se trata de una búsqueda muy personal de significado y no hay ninguna intención de “decir” algo al espectador, pero esto influye en el sentido de los cambios que se producen en mí como pintor y se convierte así en una parte de la la pintura. “


El trabajo de David Riedel se muestra a nivel nacional e internacional. Su obra ha sido expuesta en varios concursos nacionales de USA y ganado primeros premios en el 1995, 1996, 1999, y 2000 en la Exposición Americana de Pintores de Óleo.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.5/10 (6 votes cast)
Claroscuro bodegón, 8.5 out of 10 based on 6 ratings