Banksy, el rey de la calle.

El Arte Urbano, desde sus inicios hasta la Guerra del Grafitty

“Love is in the air”. Banksy. Stencil sobre pared. 2002. Subastado en Mayo de 2011 por más de 100.000 $

A finales del siglo XX el arte pictórico se recupera con dificultad de los embates que le han supuesto las vanguardias abstractas y postsurrealistas tras la segunda guerra mundial, con las que se ha perdido la comunicación entre el artista y el espectador, se ha menospreciado la tradición del oficio del arte, y se ha generado una burbuja económica que ha disociado a la pintura de calidad con la obra valiosa. En este contexto de confusión en torno a la pintura, los críticos se refugian en un lenguaje cada vez más técnico e incomprensible para el espectador; Muchos museos huelen a naftalina y entran en crisis obligados a ofrecer cifras inalcanzables de visitantes para ser rentables; La figuración vuelve a tomar la vanguardia artística, y gran cantidad de los artistas que la profesan se afanan por copiar fotografías para demostrar su habilidad pictórica, mientras que otros vuelven a la pureza de los antiguos maestros a través de movimientos como el Novorealismo, al tiempo que el arte digital hace su aparición, y muestra cierta influencia sobre la pintura tradicional, aunque sin conseguir definir aún su propio lenguaje.

“Exaltación”, pintado en veinte minutos, del falso autor Pavel Jerdanowitch, pasa por ser el cuadro más feo del mundo y la muestra perfecta del falso movimiento “Desombracionismo”. Fue una exitosa burla a la crítica de arte.

Pero espontáneamente en las últimas décadas del siglo pasado surge un nuevo lenguaje artístico, el arte abandona los museos y las salas de exposición para tomar la calle y los artistas se hacen anónimos, la protesta y la desobediencia ciudadana arman el discurso de los artistas que no obedecen a regla alguna y pronto se enzarzan en una guerra que aún no parece tener fin. Esta es la historia del nacimiento y de la Guerra del Arte Urbano.

Desde los años 60 se pintaban murales en los guettos afroamericanos y latinos de Nueva York, y también este fenómeno cobra especial relevancia en París en aquella época. En Europa el precursor más avanzado fue el artista Xavier Prou, que bajo la firma Blek Le Rat, inunda las paredes de Paris de ratas pintadas ‘Au pochoir’, es decir, con las plantillas de estarcido.

El auténtico precursor del Arte Urbano fue el ilustrador Xavier Prou, que firmaba sus grafittys de stencil en París como Blek Le Rat.

Sin embargo, no es hasta mediados de los años 90, con la aparición de artistas como el norteamericano Shepard Fairey y su campaña “Obey” (Obey Giant) (Obedece al gigante), ideada a partir de la imagen del luchador norteamericano Andre The Giant, cuando las diversas propuestas de este tipo cobran auge en distintas partes del mundo y son percibidas en su conjunto como parte de un mismo fenómeno: el Street Art o Arte Urbano.

Campaña Obey The Giant, de Shepard Fairey,a la derecha

Todos los artistas tienen las mismas técnicas de trabajo, impuestas por el trabajo rápido en la calle -el spray libre o con estarcido (llamado ahora también stencil) de plantillas, la brocha y las pegatinas- y además comparten el espíritu de protesta callejera que marcaron los primeros murales, pero las obras y autores pronto se dividen en dos grandes tendencias: los artistas que dibujan rótulos y los que hacen murales figurativos.

Escritores de Arte versus Pintores de Grafittys

Pintadas o pinturas que a veces muestran dibujos, otras veces frases de protesta y muchas otras simples firmas, o garabatos, comienzan a llenar las grandes ciudades y a ejercer sobre los espectadores una poderosa atracción, aunque también una repulsa por manchar los muros públicos. Surge entonces la discusión de si ese movimiento puede llamarse arte, o es mero vandalismo. Por una parte las ciudades se ensucian y se hacen más tristes, pero por otra existen grandes murales que son muy interesantes artísticamente. Este debate siempre acompañará al Arte Urbano y sus consecuencias serán muy serias: Una gran cantidad artistas perseguidos, multados y encarcelados, enormes gastos en limpieza de ciudades, y reacondicionamiento de medios de transporte, espacios publicitarios y mobiliario urbano.

En 1970 el norteamericano John Fekner es el primer artista callejero conceptual ‘escritor de arte’ que mantiene su anonimato, lo que viene determinado por la persecución policial a la que los artistas urbanos eran (y son) sometidos. Más tarde el polaco Jacek Tylicki también conceptual, aunque no urbano, inicia la idea del anonimato como valor artístico mediante la emisión de una publicación, entre 1974 y 1990, llamada “Artistas anónimos“, en la que los artistas desconocidos imprimían sus obras de arte en hojas de papel que luego eran lanzadas a bosques y ríos. Es decir, aunque luego los artistas callejeros se empeñen en ser muy famosos, la idea del anonimato, desechada desde el gótico, vuelve al arte urbano impulsada a veces por las circunstancias de ilegalidad, pero otras para ponderar el valor de la obra frente al del autor.

John Feikner fue conocido por el uso de sus murales de letras de imprenta, pero también por el uso continuado de los iconos de los ‘Space Invaders’

A partir de 1980 el boom del aerosol se centra en Londres y Bristol. De una banda llamada los Bristol’s DryBreadZ (Los mendrugos de Bristol) conocidos como DBZ, sale un grafittero que inicialmente firma como ‘Bank Asshole’ (un juego de palabras que vendría a decir ‘a tomar por culo los bancos’) y que para acortarlo termina firmando Banksy. Pronto se convierte en el líder de quienes pintan con stencil, siguiendo la ruta marcada años atrás por el francés Bleck Le Rat, de quien reconoce su influencia (“cada vez que creo que he pintado algo ligeramente original, me doy cuenta de que Blek le Rat lo hizo mejor, sólo que veinte años antes”). El encumbramiento de Banksy como líder de la banda sucede cuando dibuja en el centro de Bristol, en Park Street, junto al Ayuntamiento, en una clínica de salud sexual y planificación familiar, un mural de un hombre desnudo descolgándose por la ventana. Esta pintura hizo reaccionar a los regidores municipales que enviaron a los técnicos de limpieza para que la borraran, pero al llegar al lugar se encontraron con una fuerte resistencia que les impidió hacerlo. Fue requerida entonces la Policía, pero los ciudadanos de Bristol se organizaron espontáneamente para defender lo que consideraban una obra de arte, y los enfrentamientos en las proximidades del Ayuntamiento se sucedieron durante toda la semana. Al final el alcalde prometió un referéndum sobre la idoneidad de la permanencia de la pintura, que fue ganado por sus defensores, por lo que “Naked man” aún puede verse en su emplazamiento original.

“Naked Man” en Park Street, Bristol. La obra está manchada por el ataque de unos hinchas de futbol a los que Banksy criticó.

En 1988, en Londres, un grafitero llamado King Robbo consiguió junto a otro (Drax WD) pintar el lateral completo de un convoy de metro con la leyenda Merry Christmas. Este hecho recibió la cobertura del canal de televisión ITV y del Independent, por lo que Robbo adquirió mucha notoriedad y pronto fue el líder de los escritores de arte.

King Robbo y Drax WD. “Merry Chritsmas”

La Guerra del Grafitty: Una auténtica guerra de egos.

Este episodio que os contamos a continuación supone uno de los más duros enfrentamientos artísticos en los que se han visto involucrados dos corrientes de artistas en el siglo XXI, pero lejos de suceder entre las paredes de las academias o escuelas de arte, sucedió en los bordes del Regent’s, un canal fluvial que atraviesa el centro de Londres por el famoso barrio de Camden Town,  muy conocido por su gran mercado. Si paseamos por sus bordes entre los barcos-casa y los pescadores que van tras las percas, podremos ver el lugar exacto debajo de un puente. Hoy se ve así:

Un pescador frente al mural motivo del conflicto.

En el documental Robbo vs Banksy- Graffiti Wars, que os mostramos ahora se ofrece un posible detonador de la pugna, en el se explica lo siguiente:

En 2009 se publicó un libro titulado ‘London hand styles‘ en el que se recogía el testimonio de Robbo que aseguraba cierto roce inicial con el misterioso Banksy: “Estaba en un bar de Old Street llamado Dragon bar cuando me presentaron a un par de chicos que estaban en plan ‘Guau, es genial conocerte’, justo después me presentaron a Banksy y le dije ‘He oído hablar de ti ¿cómo lo llevas?’ a lo que él me contestó con un ‘Bueno yo nunca había oído hablar de ti’. Me trató de manera irrespetuosa, como a un don nadie. Entonces le golpeé y le dije ‘¿Qué no has oído hablar de mí? Bueno, ahora no me olvidarás’, tras recoger sus gafas huyó corriendo”. Tras la publicación del libro Banksy contestaría públicamente con un: “¿Esto es un chiste? En mi vida he sido golpeado por Robbo. No sé a quién abofeteó pero espero que se lo mereciese”. Las diferentes versiones de uno y otro impiden que podamos determinar el origen exacto, pero sí parece claro que desde entonces sus relaciones comenzaron a ser malas.

Pero sea como fuere, en 1985 King Robbo pintó un grafiti a todo color en el Regent’s Channel de Camden Town, en Londres, que fue bautizado como Robbo Inc. La obra era casi inaccesible ya que para llegar había que atravesar el agua, pero estaba en un rinconcito que veían los turistas cuando pasaban en los barcos que recorren el Canal desde Little Venecia.

Mural original  “Robbo Inc”

Con los años el grafiti se deterioró y se hicieron pequeñas pintadas sobre él.

 

Robbo Inc, deteriorado, en 2007.

En 2009 un grafitero que usaba plantillas, cubrió gran parte del dibujo de Robbo: un obrero pintando la pared con el fondo del mural de Robbo. La autoría se le achaca a Banksy.

El 19 de Diciembre de 2009 aparece este dibujo sobre el de Robbo, que se le achaca a Banksy.

El 25 de diciembre de 2009 Robbo firmó con sus letras plateadas sobre el dibujo que había atribuido a Banksy.

Robbo responde pintando con letras plateadas su nombre, y simula así que el dibujo de Banksy le ensalzaba.

El 1 de Abril del 2010 aparecieron las letras Fuc delante de la palabra King (Fucking – Jodido). Desde entonces hubo diferentes pintadas encima de la obra del rival. La guerra entre artistas hacía que estos no respetaran los murales contrarios y que los deformaran o los destruyeran.

Banksy contraataca y pone las letras Fuc delante de King

El 6 de Agosto de 2010 vuelven a tapar las letras FUC:

Vuelven a taparse las letras de Banksy

A la semana siguiente el mural es pintado de negro:

13 de Agosto de 2010

Y a finales de Septiembre de 2010 Aparece el dibujo de un gato (Banksy pinta ratas) con la leyenda “RIP a la carrera de Banksy”

26 de Septiembre de 2010, firmado por el Team Robbo.

En Enero de 2011 se pinta una sala de estar, símbolo de calma:

17 de Enero de 2011. Se le atribuye a Banksy

Incluso se le añade un sillón a los dos días:

19 de Enero de 2011. La sala acondicionada con un sillón.

Sin embargo siguió siendo atacada durante el més de Marzo:

Marzo de 2011

El 2 de abril de 2011 Robbo tuvo un accidente gravísimo debido a una caída accidental en las escaleras de su casa, (justo antes de su exposición en la Signal Gallery con Shoreditch: “Team Robbo – The Sell Out Tour”). Las habladurías hicieron que Banksy tuviera que desdecir públicamente a través de sus representantes que hubiera tenido que ver algo en el asunto. La recuperación de Robbo fue muy lenta y permaneció en coma durante tres años. Falleció el 31 de julio de 2014.

En noviembre de 2011 el mural de Robbo ubicado en el Regent’s Channel fue pintado de blanco y negro representando el dibujo original y con unos añadidos hechos con aerosol: una corona y un bote de spray con un símbolo de peligro y una llama sobre él, simulando una vela. Fue el homenaje de Banksy a Robbo y un esfuerzo declarado por acabar la pelea entre ambos artistas.

Ahora, siempre que muere un graffitero, en la web de Banksy luce una vela como la de este mural (en realidad un tubo de spray)

Pero las heridas nunca llegaron a cerrarse y el mural primero fue nuevamente atacado:

23 de Febrero de 2014. Los partidarios de Robbo estaban aún demasiado enfadados como para perdonar.

y luego restaurado a su forma original, con pequeños cambios, por otros miembros del “Team Robbo” el 24 de diciembre de 2011, lo que se interpreta como que las disculpas no han sido aceptadas.

Think Robbo (Cosas de Robbo)

En la actualidad, desde el 1 de Agosto de 2014 lo que puede verse en el tunel es un R en recuerdo de Robbo, que se interpreta como un RIP:

Destrucción de los grafittys de Banksy:

Desde la Guerra del Grafitty Banksi se corona como el rey absoluto de los pintores de muros urbanos. Sus imágenes comienzan a cotizarse y la curiosidad por su identidad va en aumento. Sus obras comienzan a desparecer de la vista pública. El arte del grafitty es efímero, de hecho TODO  el arte es efímero, aunque se trate de obras de escultura sobre piedra dura, pero es evidente que el Arte Urbano, por estar expuesto a la intemperie suele ser el más efímero de las artes pictóricas. Sin embargo la obras de Banksy han cobrado tal notoriedad que lo más habitual es que ya estén protegidas con paneles de vinilo, cuando no han sido retiradas de su emplazamiento original, sobre todo porque su cotización se ha disparado, lo que critican con fuerza otros grupos de muralistas. En especial hay una empresa llamada Sincura Group que se dedica a desmontar obras de arte urbano y a exponerlas o venderlas aprovechando los vacíos legales que existen a este respecto. En 2015 subastaron en Miami por más de 600.000 euros la obra “Slave labour” que fue arrancada de la pared en la que había sido creada en el barrio londinense de Haringey:

“Slave labour” y el lugar del que fue arrancado

De las 52 obras que Banksy ha pintado en Londres, 40 han sido robadas, destruidas por error, por la Guerra del Grafitty, por accidente o, en una respuesta política, tapadas con pintura por los dueños de los edificios o locales, personas que se muestran descontentas con las intervenciones y no tienen en cuenta ni desean aprovechar el valor añadido, contante y sonante, que adquieren los grafittys y epigramas del artista callejero. Este número de obras destruidas en Londres aparece citado en el artículo The Story Behind Banksy (La historia tras Banksy), que acaba de publicar el magazine y la web del Smithsonian, una de las instituciones culturales más prestigiosas del mundo.

En 2015 fue atacada la obra «Bomb Hugger», que muestra una niña abrazada a una bomba y que Banksy había pintado sobre un pilar de hormigón en el centro de la ciudad de Hamburgo en junio de 2002, en el marco del festival de artistas grafiteros Urban Discipline. La obra de Banksy apareció con la palabra «graffiti» pintada encima en color azul y con una línea horizontal sobre el dibujo. Una parte del líquido se deslizó entre el hormigón y la plancha de vidrio acrílico que la Fundación Spiegelberger para el fomento del arte joven había colocado en 2011 sobre la obra con el fin de protegerla de agresiones externas.

La demolición, cambio de lugar, robo, vandalización o tapado de las trasgresoras intervenciones del pintor urbano han sido la tónica dominante. Decenas de sus obras en todo el mundo han sido dañadas o destruidas, quizás más que las de ningún otro artista. Es tal el volumen de agresiones que la cuestión merece una detallada entrada en la Wikipedia. En mayo de 2012 el dibujo de una rata en paracaídas -con maletín: una metáfora visual de los habituales carroñeros financieros vestidos de negro- fue destruido en Melbourne (Australia) cuando un constructor derribó la pared en la que Bansky había aplicado la plantilla y el spray. Expertos en arte calcularon que el valor de la pieza era de unos 45.000 euros.

Casi al mismo tiempo, el responsable de un centro cultural musulmán de Bristol (Reino Unido), localidad natal del artista, tapó con pintura la obra Gorila con máscara rosa, un grafiti de los primeros años de Banksy como artista callejero. El hombre dijo que no era consciente del valor del dibujo y que simplemente lo tapó para adecentar las paredes del centro cultural. Ha sido parcialmente restaurada.

Dos de los últimos dibujos conocidos de Banksy, los que dejó en sendas localizaciones de Londres para criticar los Juegos Olímpicos de 2012 -un lanzador con un misil en lugar de jabalina y un saltador de pértiga superando un alambrada- todavía no han logrado ser ubicados por nadie. El artista colgó fotos de los murales en su web sin dar indicación de ningún tipo sobre el lugar donde los había dibujado.

El anonimato como reivindicación artística.

The Story Behind Banksy retrata al artista -cuya identidad real nunca ha podido ser contrastada pese a los rumores (se sabe que nació en Bristol en torno a 1974 y que es hijo del empleado de la copisteria donde se aficionó a las artes gráficas)- como uno de los creadores más brillantes de las últimas décadas y, sobre todo, da cuenta de la enorme influencia del grafitero en el arte callejero de los cinco continentes. Es evidente (me cuenta un guía callejero de Bristol) que Banksy estudió en el Instituto junto a muchos otros jóvenes de la ciudad y que formó parte de una de sus importantes ‘tribus urbanas’, y de hecho hasta parece mantener abierto un taller de arte, por lo que no puede ser totalmente desconocido, pero lo cierto es que su identidad pública se mantiene en secreto, fuera de sus más íntimos círculos de amistades.

Steve Lazarides es su representante artístico y marchante

Banksy sólo ha concedido una entrevista a medios de comunicación, en 2003 a The Guardian. El periodista que firmó la pieza lo describió como “un hombre de 28 años, con vaqueros y camiseta, un diente de plata, cadena también de plata y un pendiente”. En la entrevista Banksy declaró que sus padres no sabían de sus actividades políticas y creían que trabajaba como decorador.

Esta imagen corresponde a esa entrevista

Las únicas imágenes en las que aparece Banksy han sido reiteradamente tratadas y pixeladas para mantener su anonimato. Es el caso de la colección de fotografías en las que aparece colaborando en la pintura de un mural en Máxico para el movimiento Zapatista:

Banksy en México. A propósito está rotulando en español.

Sin embargo, lejos de que el anonimato suponga un impedimento para el reconocimiento del artista o para la valoración de su obra, el desconocimiento de la personalidad de Banksy se ha convertido en un motivo permanente de indagación y controversia, y son permanentes los artículos que especulan sobre su identidad y los pèrsonajes más o menos famosos que periódicamente se ven acusados de ser Banksy.

Uno de las últimas adjudicaciones ha recaido sobre Robert Del Naja, líder de la banda musical Masive Attack, de Bristol, claro, debido a la confluencia en las fechas de varuos de sus conciertos con las apariciones de murales atribuidos a Banksy:

Robert Del Naja

Pero la respuesta del músico a este rumor es que ya se encuentra muy mayor para seguir haciendo pintadas a escondidas, aunque en su juventud sí hizo varios murales en las calles de su ciudad natal y en un par de ocasiones fue detenido por ello.

A raíz de uno de los últimos montajes artísticos de Banksy, un camión supuestamente cargado de cerdos con las cabezas por fuera de la caja, para protestar contra el mal trato a los animales, se publicaron unas fotografías a partir de las cuales se ha pretendido desvelar la personalidad de Banksy, que coincide una vez más con la de un artista de Bristol, Robert Cunninghan, a quien en otras ocasiones se ha acusado de ser el famoso grafitero, por supuesto repetidamente negado por el mismo.

Foto en la que se achaca a Robert Cunninghan la identidad de Banksy

La polémica Cunninghan

En 2007 Banksy es fotografiado con un teléfono móvil por un turista mientras realizaba este mural:

La flor de las lineas amarillas, en Pollard Street, en Londres.

Este es la foto del turista en la que aparece Banksy

En aquel momento, el agente del grafitero, Steve Lazarides, aseguró que el hombre de la imagen no era su cliente, aunque Colin Saysell, un agente de la policía que ha seguido durante años a Banksy, afirmó que la imagen es legítima. Ahora, la portavoz del artista ni confirma ni desmiente. “Recibimos millones de informaciones de este tipo. “Diré lo que siempre digo: nunca confirmo o niego estas historias”, declaró a la BBC.Aún así, el diario británico insiste y cita incluso los testimonios de antiguos compañeros de colegio del grafitero que le reconocen como Robin Gunningham. Scott Nurse, que fue al mismo colegio que Gunningham, la escuela Bristol Cathedral, asegura que su compañero tenía “un gran talento para el arte”. “No me sorprendería nada que fuera Banksy”, afirma. Mientras, Luke Egan, uno de los artistas que ha expuesto con Banksy, al principio negó conocer a Gunningham, pero más tarde reveló que compartió piso durante algún tiempo con él. Además, cuando fue preguntado si Robin era Banksy dijo: “En aquel momento no lo era”.

Por supuesto, ahora la imagen de ese mural está también prácticamente destrozada:

Pollard Street, London.

Pero en realidad salta de una manera más insistente la sospecha de que Robert Cunninghan pueda ser Banksy cuando   la Universidad Queen Mary, de Londres, publica un estudio realizado con una técnica que llama «perfil geográfico». Lo que han hecho es bien sencillo: introducir en un ordenador las coordenadas de Londres y Bristol donde han aparecido murales del esquivo artista y a partir de ahí tratar de ir cerrando listas de posibles sospechosos hasta supuestamente estrechar el cerco sobre Cunninghan. En realidad el método nació en el mundo de la criminología y se utiliza también para buscar el foco de enfermedades infecciosas. La prueba de que Banksy es hoy una gran empresa es que sus abogados han entrado en contacto con la universidad londinense para expresar su preocupación porque divulguen su estudio a la prensa, algo que han descartado. Lo único publicado ha sido esto:

¿Banksy descubierto?

En resumen, estamos ante un artista que actúa principalmente en el Reino Unido y Nueva York desde comienzos de los noventa y ha saltado de la marginalidad a los museos. Por algunos de sus murales se ha llegado a pagar dos millones de euros. Dispone de web oficial, oficina de prensa y marchante. Su arte posee un poderoso aliento político y poético, aliñado con cargas de profundidad humorísticas. Pero la mirada izquierdista del artista urbano ha acabado convertida en un comodín más de los salones de arte capitalistas más exclusivos y que se quieren modernos, mientras que su oculta personalidad se ha convertido en un pasatiempo nacional en inglaterra y en un recurso periodístico permanente.

Sus principales obras y su significado son las siguientes:

LA PUBLICIDAD

La publicidad nos ofrece una felicidad falsa

Los héroes que necesitamos son quienes sacan la basura escondida.

También los hombres primitivos ensuciaban las paredes

El consumismo nos conduce al vacío existencial

La protesta política forma parte del sistema

Ni un día sin nuevos muertos en los medios.

¿Quien controla a quien nos controla?

Cuidado con lo que sueñas, puede hacerse real.

La invasión de nuestro espacio urbano.

El amor rompe barreras.

Cuestionemos la autoridad establecida.

Demasiado tarde para no creer en el calentamiento global.

El amor como arma arrojadiza

 Su web oficial
http://www.banksy.co.uk/

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
Banksy, el rey de la calle., 10.0 out of 10 based on 1 rating