El dibujo para inspirarse.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 1.0/10 (2 votes cast)

Retrato de Andrea Quaratesi

De Miguel Angel Buonarotti

Miguel Ángel Buonarroti (Italia, 1475-1564). Andrea Quaratesi, 1528-1532. Tiza negra sobre papel. 41,1 x 29,2 cm.

Andrea Quaratesi (1512-1585) fue un miembro de una familia de banqueros ricos de Florencia.
Miguel Ángel, a quien no conocemos precisamente  por sus habilidades para la docencia, enseñó a jóvenes (probablemente de mala gana) a dibujar en su adolescencia y, al parecer, Andrea fue un discípulo destacado.
Este delicado trabajo que luce el Museo Británico, es el único retrato en papel que existe documentado por el maestro del Renacimiento, quien, como es sabido, acostumbraba a no firmar.
La sensibilidad del artista capturó la mirada penetrante pero serena de los ojos claros y semi-iluminados su alumno, sin descuidar la atención sobre detalles precisos como los botones y los pliegues de su camisa. Es soberbio el resultado de la iluminación en los labios, conseguida solamente con una tiza negra, y también la suavidad de las lineas y la ausencia de trazos, lo que proporciona un equilibrio en el dibujo que le hace resultar muy placentero.
Buonarotti no se consideraba dibujante, sino escultor. El dibujo era para él un paso previo a la obra final en mármol, en la que también destacó por su ‘sfumatto’, un acabado preciosamente pulido de la piedra que acentúa los efectos de luz.